domingo, 10 de julio de 2011

Problemas Esenciales del Conocimiento



Disyunción y Especialización cerrada
La hiperespecialización, impide ver tanto lo global (que fragmenta en parcelas) como lo esencial (que disuelve); impide inclusive, tratar correctamente los problemas particulares que solo pueden ser planteados y pensados en un contexto. En otras palabras, la especialización, extrae un objeto de su contexto y de su conjunto, rechaza los lazos y las intercomunicaciones con su medio, lo inserta en un sector conceptual abstracto que es el de la disciplina compartimentada cuyas fronteras resquebrajan arbitrariamente la sistemicidad.
Reducción y disyunción
El principio de reducción conduce naturalmente a restringir lo complejo a lo simple. También puede enceguecer y conducir a la eliminación de todo aquello que no sea cuantificable ni mensurable, suprimiendo así lo humano de lo humano, es decir, las pasiones, emociones, dolores y alegrías. Igualmente cuando obedece estrictamente al postulado determinista, el principio de reducción oculta el riesgo, la novedad y la invención.
No obstante, la inteligencia parcelada, compartimentada, mecanicista, disyuntiva, reduccionista, rompe lo complejo del mundo en fragmentos separados, fracciona los problemas, separa lo que esta unido, unidimensionaliza lo multidimensional. En fin es un inteligencia miope que termina normalmente por enceguecerse.
Falsa Racionalidad
El siglo XX, ha vivido bajo el reino de una seudo-racionalidad que ha presumido ser la única, pero que ha atrofiado la comprensión, la reflexión y la visión a largo plazo. Su insuficiencia para tratar los problemas más graves ha constituido uno de los problemas más graves para la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada